Gestión del mantenimiento

Más información sobre este tema y cómo ayuda a que la producción funcione sin problemas

Técnico de mantenimiento utilizando su teléfono móvil para inspeccionar el equipo

Published 28 Abr 2022

¿Qué es la gestión del mantenimiento?

La gestión del mantenimiento es el proceso de seguimiento de los activos de la empresa y la supervisión de las actividades de mantenimiento. La organización de las actividades de mantenimiento garantizará la optimización del rendimiento de cada activo. El mantenimiento no se limita a la reparación de activos como equipos y maquinaria, sino que también incluye otros procedimientos como la inspección y la limpieza para mantener estos activos en condiciones de funcionamiento.

¿Por qué es importante la gestión del mantenimiento?

El mantenimiento de los equipos requiere mucho tiempo y esfuerzo. Para las organizaciones que operan con múltiples equipos y maquinaria, la gestión del mantenimiento es un proceso importante a incorporar, ya que este enfoque metodológico mantendrá los procesos en orden.

Para poner las cosas en perspectiva, el mantenimiento debe hacerse periódicamente y siguiendo un calendario. Con este conocimiento, un gestor puede aplicar un programa regular de actividades de mantenimiento. El programa de mantenimiento permite a los empleados gestionar mejor sus otras tareas laborales e incluir las actividades de mantenimiento sin que ello afecte al resto de sus responsabilidades del día. Esto puede hacerse manualmente o mediante una herramienta digital que puede automatizar los programas de mantenimiento y la asignación de empleados. Este enfoque de gestión resuelve las limitaciones de tiempo que pueden impedir al personal llevar a cabo el mantenimiento de los equipos de forma sistemática.

Otra razón para incorporar un enfoque de gestión del mantenimiento es que ayuda a prevenir riesgos evitables, como fallos en los equipos e incidentes laborales.

Como es muy recomendable utilizar una estrategia que se adapte a los requisitos de su organización, a continuación se ofrecen algunos consejos vitales sobre la estrategia de gestión del mantenimiento:

  • Tener una lista de activos actualizada – auditar todo su equipo y maquinaria. Esta lista es el primer paso en la creación de un plan de mantenimiento y será la fuente de información sobre lo que la organización posee actualmente. Una lista de activos puede ayudar a un gestor a crear un plan de mantenimiento y programar la frecuencia con la que hay que inspeccionar, limpiar, revisar y lubricar un activo específico, entre otras actividades de mantenimiento.
  • Formar a los empleados en el mantenimiento preventivo – Los gestores deben formar adecuadamente al personal sobre el mantenimiento eficaz de cada activo, como la realización de un mantenimiento periódico. Este enfoque proactivo suele realizarse programando el mantenimiento antes de la tarea. Permitir a los técnicos cumplir con los plazos y realizar las actividades de mantenimiento.
  • Crear una lista de control de mantenimiento – A veces se olvidan ciertas tareas de mantenimiento y una forma de evitarlo es utilizar listas de control que contienen todas las tareas de mantenimiento. Esto garantiza que el mantenimiento será exhaustivo y completo. La lista de comprobación debe ser específica para el modelo de equipo y los fines de mantenimiento. Los gestores también pueden crear una lista de comprobación secuencial para un procedimiento de mantenimiento eficaz.
  • Utilizar herramientas digitales – La eficiencia es clave para una gestión eficaz del mantenimiento. Cierto herramientas digitales cuentan con funciones que ayudan a realizar un seguimiento de las actividades de mantenimiento, a crear listas de comprobación y a automatizar procesos como la programación y la asignación de tareas a determinados empleados.
consejos para la gestión del mantenimiento regular

Consejos para la gestión del mantenimiento | SafetyCulture

Ventajas de la gestión del mantenimiento

Ahora está claro por qué la gestión del mantenimiento es vital para cualquier organización. Las empresas que realizan un mantenimiento regular de sus activos pueden evitar fallos o tiempos de inactividad de los mismos, lo que conlleva pérdidas de producción y reprogramación de proyectos.

Las ventajas de incorporar la gestión del mantenimiento son las siguientes:

  • Seguridad del técnico y del equipo – El mantenimiento ayuda a las empresas a cumplir la normativa de seguridad y las normas del sector. Esta práctica mantiene la seguridad de sus empleados, ya que los problemas que pueden causar accidentes evitables pueden detectarse y notificarse durante una inspección. Los directivos deben aplicar medidas correctoras a los problemas de las máquinas que supongan un riesgo para la seguridad lo antes posible. Otra razón por la que el mantenimiento de los equipos beneficia a una organización es que mejora la productividad al mantener el rendimiento de las máquinas de acuerdo con el estándar de la industria. Las normas se establecen no sólo para garantizar el buen funcionamiento de los equipos, sino también su seguridad.
  • Prolongar la vida útil de los activos – El mantenimiento ha demostrado su eficacia para prolongar la usabilidad de los activos y evitar fallos repentinos. La mayoría de los problemas de las máquinas se pueden prevenir con una limpieza y lubricación periódicas. La sustitución de componentes rotos es otra opción más barata para prolongar la vida útil de los activos que la compra de un equipo nuevo. Otro consejo es guardar las piezas de repuesto de los equipos importantes para reducir las pérdidas de producción.
  • Eficiencia de los equipos: es normal que ciertos equipos acaben funcionando de forma ineficiente debido al desgaste. El mantenimiento regular ayuda a mantener los activos en buen estado y a reducir las discrepancias en la producción debido a las variaciones en el rendimiento de los equipos. Además, este proceso mantiene los equipos en funcionamiento cuando deben estarlo y evita la pérdida de tiempo de la empresa debido a paradas no programadas de los activos.

Cómo crear un plan eficaz de gestión del mantenimiento

Estos son los pasos para empezar a gestionar el mantenimiento:

  1. Repasar la lista de activos

    Mantenga la lista actualizada. De este modo, se garantiza que no se descuide ningún equipo.

  2. Crear un requisito de mantenimiento para los activos

    Cada equipo y máquina requerirá diferentes tareas de mantenimiento. Además, estos activos tienen que cumplir con sus normas específicas. Evite los errores de cumplimiento consultando a los expertos y leyendo el manual del usuario. Compruebe también los requisitos de la garantía. Una forma habitual de mantener la validez de las garantías es utilizar el equipo únicamente para el fin al que está destinado y saber si están permitidas las modificaciones.

  3. Empezar a organizar el mantenimiento de los equipos

    Clasificar por tipo de equipo y programa de mantenimiento.

  4. Crear el programa de mantenimiento

    Esto puede ser específico para una fecha o una frecuencia. Un consejo es automatizar el programa de mantenimiento utilizando un sistema o herramienta.

  5. Asignar un empleado o un equipo de técnicos

    Formar a estos empleados por su máquina asignada para ayudarles a dominar el procedimiento de mantenimiento de ese equipo. Existen herramientas que permiten asignar tareas de mantenimiento específicas a un empleado.

  6. Utilizar listas de control de mantenimiento

    Personalice estas listas de comprobación según los requisitos de la organización. Como ya se ha dicho, esto reduce los errores de los empleados y permite una revisión y mantenimiento exhaustivos de la máquina.

  7. Analizar los informes y aplicar medidas correctoras

    Los gestores deben comprobar si hay problemas recurrentes en los equipos. Estos problemas pueden haber estado costando a la empresa más de lo que deberían, y depende de los gestores mantener o sustituir el equipo.

Y eso es todo, los gestores deben actualizar siempre la lista de activos y ajustar el plan de gestión del mantenimiento.