Programa maestro de producción (MPS)

Descubra qué son los programas maestros de producción para el proceso de fabricación, qué contienen y para qué se utilizan.

Reunión de trabajo para las operaciones

Published 20 Jul 2022

¿Qué es un programa maestro de producción?

Un Programa Maestro de Producción (MPS) es el plan general de un fabricante sobre cómo y cuándo producir sus productos, incluyendo la cantidad que necesita producir en un plazo específico. Cuando se aplica correctamente, el programa maestro de producción sirve de guía completa para que la organización siga todo el proceso de fabricación.

El Plan maestro de producción de una empresa es un documento singular que sirve de plano para el proceso de fabricación y que contiene todos los detalles del proceso de producción. En el MPS, los gestores incluyen información específica como el tipo de productos a producir, cuándo producirlos, cuántos se necesitan y cómo producirlos.

Importancia del MPS

Los programas maestros de producción deben ser exhaustivos e incluir cada paso del proceso. Esto pone a todos los implicados en el proceso en la misma página cuando se trata de sus objetivos organizativos y garantiza que todo esté a la altura.
Por ello, los equipos tienen que dedicar mucha atención a la elaboración de su MPS. El proceso debe comenzar con una evaluación y la creación de un plan de demanda. A partir de ahí, los miembros del equipo pueden crear borradores del proceso de producción que requieren una revisión para ver si el plan es posible.
Una vez finalizado, todo el mundo debe ser informado sobre el MPS y estar en la misma página. De esta manera, todos los miembros del equipo están alineados en sus objetivos para el cumplimiento de cada 100%.

MRP vs. MPS

Muchas personas tienen la idea errónea de que los Planes de Recursos de Materiales (MRP ) y los MPS son lo mismo. Sin embargo, se trata de dos conceptos diferentes que tienen objetivos distintos. Ambos planes deben estar presentes en la fase de planificación para lograr un funcionamiento más fluido.
Básicamente, los MRP se utilizan para determinar cuántos materiales deben pedir los fabricantes para satisfacer la demanda de un producto específico. Un MPS, en cambio, es un programa sobre cómo y cuándo utilizar los materiales presentes en el MRP.
Por lo tanto, aunque van de la mano, se trata de dos documentos distintos.

¿Para qué sirve un MPS?

Un MPS realista y bien producido tiene mucho valor en el proceso de producción. Es un paso crucial que las empresas deben dar antes de empezar a fabricar. Contar con un MPS permite a las empresas crear objetivos claros y definidos para el equipo, a la vez que establece cómo pueden alcanzar estos objetivos.
Un MPS proporciona al equipo una base para sus productos de la semana. Esto puede reducir la cantidad de tiempo perdido, aumentar la eficiencia de la producción y crear espacio para otros procesos.
Normalmente, los gestores utilizan el MPS para:

Gestión de las operaciones

Un MPS permite a los fabricantes determinar qué cantidad de producto deben producir y cuándo deben hacerlo. Esto facilita la gestión de las operaciones y crea un equilibrio entre las operaciones reales, el uso de los equipos y la demanda. Esto también facilita a los gestores la planificación segura de todo el proceso.

Programación

A la hora de redactar un MPS, es importante considerar las cosas desde el mayor número de perspectivas posible. El equipo debe introducir múltiples rutas que conduzcan a la consecución de los objetivos de producción. A partir de ahí, los gestores pueden evaluar los horarios y encontrar el más eficiente y viable posible.

Planificación de la capacidad

La planificación de la capacidad es un objetivo crucial del MPS. Con un MPS, los directivos pueden determinar la cantidad de producto que necesitan fabricar si quieren satisfacer la demanda. Con una planificación adecuada de la capacidad, los directivos también pueden abrir vías para reducir los costes, aumentar los beneficios y satisfacer sistemáticamente la demanda de los clientes.

Tratamiento de la información

Los planes maestros de producción permiten coordinar dos equipos distintos, como el de marketing y el de finanzas. Esto permite una comunicación más eficaz entre los distintos sistemas, lo que se traduce en un funcionamiento general más fluido.

Asignación de carga

Con un MPS, los gestores pueden determinar qué equipo se utilizará, cuándo se utilizará y cómo se utilizará. Esto también se aplica a las tareas de los equipos individuales, dando a todos un calendario claro que seguir.

Por qué los fabricantes pueden beneficiarse de un MPS

Disponer de un MPS definido que todo el equipo pueda seguir ofrece muchas ventajas a los fabricantes. Para empezar, un MPS fomenta una cultura de trabajo sana y promueve prácticas empresariales saludables. De este modo, todo el mundo se mantiene a tiempo y tiene objetivos claros para los que puede trabajar cada semana.
Además, un MPS permite agilizar el proceso. Esto se debe a que reduce la cantidad de errores de comunicación y producción que pueden provocar retrasos y retiradas. Y cuando el proceso de producción es más eficiente, las empresas pueden:

  • Reducir los costes
  • Promover un lugar de trabajo más seguro
  • Aumentar los beneficios
  • Satisfacer sistemáticamente la demanda de los consumidores

Componentes de un MPS

Los calendarios de producción de los maestros pueden variar en función de una serie de factores. Entre ellas se encuentran:

  • El tipo de productos que hay que fabricar
  • En realidad, los procesos de producción
  • Número de empleados y equipos
  • Demanda de los clientes

Sin embargo, aunque los detalles del MPS de cada empresa pueden ser diferentes de los que requieren otras empresas, la mayoría de los calendarios contienen los mismos componentes principales. Estos componentes son absolutamente esenciales a la hora de crear un MPS alcanzable y práctico.
Por lo tanto, al crear un MPS, asegúrese de no omitir los siguientes componentes:

Listas y sublistas de productos

Esta completa lista contiene todos los productos que necesita para producir. Para facilitar la revisión, también puede clasificar los productos en función de su popularidad, de modo que el producto en el que más se debe centrar permanezca en la parte superior de la lista.
Cada producto puede presentar muchas variaciones. Lo ideal es tener una sub-lista para cada SKU. Así, por ejemplo, si hace una camiseta específica, debe crear una sublista para ocuparse de cada opción de talla y color de camiseta.

Fechas y horarios

Siempre es mejor dividir el MPS en diferentes plazos. Esto facilita el mantenimiento de los registros y el seguimiento del progreso. Lo ideal es dividir el MPS en meses, semanas y días si quieres ser aún más preciso. De este modo, el equipo tiene objetivos a largo y corto plazo que busca cumplir.

Cantidades

Siempre es crucial anotar las cantidades exactas de cada producto. Esto facilita la planificación del equipo en función del calendario. Sin embargo, es importante ajustar las cantidades en función de los cambios en la demanda. Así, si la demanda de un producto aumenta, la cantidad aumenta con él y viceversa.

Implementación de un programa maestro de producción

Crear un MPS es una cosa, pero aplicarlo es algo completamente diferente. Aunque se anima a los fabricantes a crear un MPS para agilizar sus procesos, puede ser un reto encontrar una forma viable de aplicarlo.
El MPS es un documento singular, pero contiene mucha información. Por ello, se anima a los fabricantes a integrar e incorporar la tecnología para facilitar la implantación de su MPS en su proceso de producción.
En la actualidad, existen programas informáticos específicamente diseñados para facilitar y hacer más eficientes los procesos de trabajo, incluida la implantación de MPS. Y un gran ejemplo de este software es iAuditor de SafetyCulture.
iAuditor está hecho específicamente para un lugar de trabajo más eficiente. Está repleto de funciones diseñadas para facilitar las cosas tanto a los gestores como a los empleados, y podría ser una buena manera de que los equipos creen e implementen un MPS.