Guía del sistema de trabajo seguro

Aprenda qué se considera un sistema de trabajo seguro, cómo redactar uno y qué hay que hacer para supervisar eficazmente después de la implantación de su SST.

Published 8 Jun 2022

¿Qué es un sistema de trabajo seguro?

Un Sistema de Trabajo Seguro (SST) se define como un procedimiento o un conjunto de procedimientos para eliminar o reducir los riesgos de una operación. En el ámbito de la salud, la seguridad y el medio ambiente (HSE), en particular, el SST normaliza la mayoría, si no todas, las prácticas en el lugar de trabajo para ayudar a garantizar que los empleados no se lesionen, ya sea por el equipo que utilizan o por otros medios.

¿Por qué es importante un sistema de seguridad y salud en el trabajo?

Lo ideal sería que todas las empresas contaran con un sistema de seguridad y salud en el trabajo . Contar con procedimientos de seguridad establecidos no sólo mejora las medidas de seguridad existentes, sino que también garantiza la seguridad de los empleados al tiempo que mantiene la calidad del trabajo.

En algunos países, la ley exige que se establezca un sistema de seguridad y salud en el trabajo. En particular, en el Reino Unido, en virtud de la Ley de Salud y Seguridad en el Trabajo, etc. (HSWA) de 1974, los empresarios están obligados a proporcionar sistemas de trabajo que sean prácticos y seguros. La misma ley también contiene disposiciones sobre la seguridad de los equipos, la seguridad de las emisiones y la seguridad de las sustancias como complementos para la creación de un SSoW. Aunque el nombre de SSoW puede variar, países como Australia, Hong Kong e Irlanda también tienen leyes similares que obligan a un sistema de seguridad y salud en el trabajo.

Cómo redactar un PdA

Cada directriz del sistema de seguridad y salud en el trabajo puede diferir según la industria y las necesidades de la organización. Sin embargo, estos son los pasos generales para crearlos:

Cómo redactar un sistema de trabajo seguro (SSoW)

Cómo redactar un sistema de trabajo seguro (SST) | SafetyCulture

Analizar todas las tareas

Antes de nada, hay que definir claramente cuáles son las tareas necesarias e innecesarias y los riesgos que conllevan. Examine todos sus aspectos para identificar y comprender dónde podrían manifestarse los riesgos y qué podría hacerse para gestionarlos o evitarlos.

A continuación, pregunte a sus empleados qué piensan de sus tareas. Es posible que haya riesgos que usted o su dirección hayan pasado por alto, por lo que siempre es mejor consultar directamente a sus empleados para comprender mejor las tareas que realizan.

Si algunas tareas se consideran innecesarias para el trabajo y suponen un riesgo demasiado grande para la seguridad de los empleados, elimínelas inmediatamente de sus procesos o reduzca su frecuencia. En su lugar, concéntrese en las tareas esenciales y en lo que podría mejorarse en relación con la seguridad general del lugar de trabajo.

Definir los peligros

El siguiente paso en la creación de un sistema de seguridad y salud en el trabajo es identificar los peligros que conlleva cada tarea. Un peligro es cualquier cosa que pueda causar daños a algo o a alguien, y hay muchos tipos de peligros en los distintos trabajos.

Algunos de los peligros más comunes son:

  • Equipo sin revisar: Diferentes trabajos requieren diferentes equipos. Sin embargo, un equipo mal mantenido puede causar más daños que beneficios. Puede provocar lesiones, como quemaduras y cortes, y exponer a los empleados a emisiones nocivas.
  • El tiempo: El tiempo no es algo que podamos controlar, por lo que puede ser un peligro potencial. Si bien es cierto que algunos trabajos son más fáciles de realizar con tiempo soleado y son más difíciles de hacer cuando llueve o nieva, mientras que otros trabajos son lo contrario, debe haber precauciones en caso de que el tiempo dé un giro drástico. El exceso de calor puede provocar un golpe de calor y el exceso de frío puede dar lugar a la gripe y a otras enfermedades normalmente asociadas al frío. Las organizaciones también deben prepararse para las tormentas, especialmente si tienen empleados que trabajan en zonas abiertas o sobre el terreno.
  • Productos químicos: Los productos químicos pueden provocar quemaduras, incendios e incluso reacciones alérgicas graves en los empleados. También pueden contribuir al daño medioambiental.
  • Fuentes de electricidad: El cableado eléctrico es un peligro común en muchos lugares de trabajo. Si se descuidan, pueden provocar graves incidentes en el lugar de trabajo.
  • Alturas: Cuando las tareas se realizan en alturas elevadas, existe un mayor riesgo de que los empleados dejen caer objetos o se caigan ellos mismos desde la zona elevada.
  • Movimientos repetitivos: Un peligro común pero que se pasa por alto en el lugar de trabajo es el de los movimientos repetitivos. Un movimiento demasiado repetitivo puede crear tensión en las articulaciones y los músculos, lo que provoca dolores y lesiones.

Identificar las precauciones de seguridad

Ahora que se han definido los peligros, hay que determinar qué precauciones de seguridad se pueden tomar y cómo. Algunas precauciones pueden funcionar, pero pueden no ser tan eficaces como otras. Este es un paso que requiere una comunicación constante con sus empleados y otras partes interesadas para comprender plenamente qué precauciones funcionarían bien con determinados tipos de trabajo y son más eficaces para mantener a sus empleados seguros.

Comunicarse con la empresa

Una vez identificadas las precauciones de seguridad, puede empezar a desarrollar su sistema de seguridad y salud en el trabajo. Comenta tus conclusiones con los directivos y los empleados para ver qué opinan al respecto y pregúntales si tienen alguna sugerencia. Cree su sistema con ellos para que no se pierda nada y se aborden todas las preocupaciones.

Un sistema de seguridad y salud en el trabajo típico incluye lo siguiente:

  • los pasos necesarios para cada tarea;
  • el riesgo y los peligros a los que se enfrentan los empleados;
  • lo que se debe hacer cuando surgen riesgos;
  • a quién llamar en caso de emergencia; y
  • un análisis de cómo ocurrió el evento.

Aplicar y supervisar

Hay formas formales e informales de aplicar la SST. Una forma sencilla de poner en práctica la sistema de seguridad y salud en el trabajo es crear Procedimientos Operativos Estándar (SOP). Estos procedimientos pueden realizarse con diversos fines, pero un objetivo común es promover la seguridad en el lugar de trabajo, de ahí que se cuenten como parte de la SST. Los procedimientos operativos normalizados y otros tipos de directrices en materia de seguridad y salud pueden documentarse en papel o mediante listas de comprobación, anuncios y el boca a boca.

Sin embargo, es importante recordar que la aplicación continúa incluso mucho después de que se hayan establecido las directrices de la SST. El seguimiento también es crucial, ya que las cosas pueden cambiar con el tiempo y las diferentes circunstancias pueden requerir un cambio en las directrices de la SST.

Cómo puede ayudar iAuditor

Para la aplicación y el seguimiento de sus directrices de seguridad y salud, puede utilizar iAuditor de SafetyCulture para garantizar la seguridad de los empleados y el cumplimiento de la legislación. Con iAuditor, puede realizar inspecciones sobre la marcha para comprobar si sus directrices de APS se están aplicando según lo previsto y cargar sus conclusiones en la aplicación para que todo el mundo pueda acceder a ellas. iAuditor está disponible tanto en el escritorio como en el móvil (tanto en Android como en iOS), por lo que es fácilmente accesible para todos.

iAuditor puede ayudarle a hacer lo siguiente y más:

  • Llevar un registro de los peligros identificados y de las lesiones sufridas para comprender mejor cómo mitigar y gestionar su impacto, así como evitar que se repitan en el futuro;
  • utilizar o crear plantillas para normalizar las inspecciones;
  • crear informes basados en las inspecciones realizadas para ver frecuencias y tendencias;
  • reunir todo en un solo lugar para facilitar el acceso;
  • programar las inspecciones y los controles de mantenimiento;
  • asignar acciones específicas al personal; y
  • informar de los problemas observados, incluso fuera del tiempo de inspección designado.